EUROPEO DE CONTRARRELOJ Evenepoel no frena: campeón de Europa de contrarreloj

Después de ganar la Clásica de San Sebastián el pasado sábado, Evenepoel, con 19 años, es el rey europeo. Dedicó el triunfo al fallecido Lambrecht.

Remco Evenepoel sigue asombrando al ciclismo mundial. Después de estrenarse el pasado sábado en el World Tour, con una histórica victoria en la Clásica de San Sebastián con tan solo 19 años, el belga se impuso este jueves en los Europeos de contrarreloj en Alkmaar (Holanda) después de ser el más rápido en completar los 22,4 kilómetros de la prueba élite en 24:55 minutos. Su sola participación, tras la forma exhibida en las últimas semanas, ya le colocaban entre los favoritos, más con las bajas, debido a los problemas de calendario, de especialistas como Campenaerts, Martin, Van Aert (España directamente no tenía representación)... Y no falló. Ya había afirmado que estos campeonatos, para la que sólo está prevista su participación en crono, eran un objetivo prioritario. Dicho y hecho.

En el podio, llena de jóvenes valores, le acompañó su compatriota Kasper Asgreen (24 años), a 18 segundos, y el italiano Edoardo Affini (23), a 20. Se trata de la quinta victoria de este fenómeno belga en su primer año en profesionales, al que llegó tras pasar directamente de la categoría júnior (el año pasado también ganó el título en esta categoría) y con algunas voces que dudaban que ese salto fuese bueno. Las dudas las ha despejado a base de triunfos: etapa y general en la Vuelta a Bélgica, etapa en la Ionica, la Clásica de San Sebastián para estrenarse en el World Tour, y ahora este Campeonato de Europa en el que, cuando se vio campeón, no pudo contener las lágrimas..


Recuerdo para Lambrecht

Una victoria que no estuvo exenta de emoción, y no sólo por un triunfo de mérito.Remco quería dedicarle el título a Bjorg Lambrecht, con el que tenía una buena reacción, ciclista belga y joven como él que perdió la vida esta semana en la Vuelta a Polonia con solo 22 años. Cuando subió al podio y entregó la medalla, señaló al cielo. Gesto emotivo de un prodigio para el que nadie se atreve ya a poner un techo.

Fuente:www.as.com

Comentarios