El director general de la Volta ya piensa en la edición del Centenario

Barcelona


Rubén Peris, con Purito Rodríguez, José Antonio Hermina y el alcalde de Puigcerdà @VoltaCatalunya

El director general de la Volta a Catalunya, Rubén Peris, no podía ocultar su satisfacción. La 99º edición ha fluido sin ningún gran problema estos siete días, siete etapas y 1.150 kilómetros con un podio de lujo: Miguel Ángel López, Adam Yates y Egan Bernal.

Una reunión en la misma salida de la última etapa en Barcelona con comisarios de la UCI, equipos y la Asociación de Corredores terminó con la decisión de que en caso de lluvia en el circuito de Montjuïc se haría la clasificación en el paso anterior por la meta y no se alteraría la clasificación general pasara lo que pasara hasta la octava y última vuelta. No llovió, hubo espectáculo.

"La verdad es que estamos muy satisfechos de cómo ha ido todo. El ganador es un gran ganador que se ha impuesto en una Volta muy comptetitiva y muy luchada. Se ha demostrado que los grandes corredores han venido a competir y a ganar" nos dice Rubén Peris, que no puede dejar de recordar "la caída de Chris Froome, que le ha apartado de estar en esa lucha por delante".

Las razones de la atracción de grandes corredores por la Volta, Peris opina que "el calendario ayuda" y que, "aunque no debería decirlo por modestia, tiene rigurosidad. Procuramos hacer recorridos que sean equilibrados y atrayentes y que los corredores se sientan a gusto en la Volta. Intentamos que las distancias a los hoteles sean mínimas y que todo funcione dentro de un clima de cordialidad y de deportividad".

POR FIN VALLTER 2000

Que la Volta haya podido terminar este año en Vallter 2000, la estación complicada por su altitud y el mal tiempo que puede hacer allí en pleno mes de marzo, ha sido un gran alivio para el organizador. "En Vallter 2000 nos hemos sacado una espina porque no pudimos hacer la etapa del año pasado y otros años ha hecho mal tiempo,. Este año ha hecho un tiempo espléndido en toda la Volta, quitando el viento del segundo día".

Se cierra la 99ª edición y se empieza a hablar de una celebración, la 100ª Volta a Catalunya. "Mentiría si dijera que no pensamos en la Volta del Centenario", confiesa Peris. Hay un hecho que frena un poco el impulso inicial: "Hay elecciones municipales este mes de mayo y no puedes pactar con nadie hasta que no tomen posesión los elegidos. Ha habido alcaldes que me han dicho que si continúan en sus cargos quieren acoger la vuelta, igual que me han dicho otros políticos que están en la oposición que si ganan cuentan con nosotros".

Peris ha sabido navegar entre cualquier opción política en cualquier Ayuntamiento catalán. "Los cambios políticos no han influido demasiado. En la Volta somos apolíticos, tenemos buena relación con todo el mundo, como tiene que ser en el deporte. Cada uno piensa y vota lo que le parece, pero a la hora del tema deportivo solo pensamos en el deporte".

A Peris le gustaría comunicar innovaciones que tiene en la cabeza para el Centenario, pero dice que no hay nada cerrado. "Y luego está el tema económico, nosotros nunca gastamos más de lo que tenemos. Estamos empezando a pensar en el año que viene, nos gustaría hacer alguna innovación, pero no tenemos nada ni firmado ni apalabrado".

A sus ideas les falta todavía tiempo de cocción. "Con siete días tampoco podemos hacer grandes inventos. Si salen mal, pierdes un día de siete. Vamos a ver cómo planteamos la 100ª Volta. Tengo en mente alguna idea, la comento con los compañeros, pero nada firme", confiesa Peris. El dirigente de la Volta reconoce un objetivo: "Nuestra asignatura pendiente es una contrarreloj y nos gustaría poderla hacerla".

El director general de la Volta considera "agua pasada" el que en Igualada le dijeran que querían la carrera y luego que no, aunque sí firmaron con la Vuelta a España. "Duele que no te digan la verdad, aquí nos conocemos todos. Cada uno con su dinero hace lo que quiere y yo con la Vuelta a España y Javier Guillén tengo una relación excelente", recuerda. "Hay otra población, Valls, que ha tenido Volta a Catalunya y también tendrá Vuelta a España. Y ojalá hicieran Tour de Francia. Yo no tengo inconveniente, cuanto más ciclismo haya mejor para todos".

FALTA DE CALOR AMBIENTAL

El clima ha dado luz, color y calor a esta Volta, pero una vez más adolece de falta de público en al carretera. Un mérito más de una organización que sostiene la prueba más antigua del calendario español y la tercera por etapas más longeva (1911) del calendario internacional. "Podría meterse más por los pueblos, pero luego se nos quejan de la seguridad. Y si la metemos por fuera no hay público. Estamos en el mes de marzo y en época laborable, la gente trabaja. Un sábado de gran montaña no se puede hacer, porque queremos terminar en Barcelona. Si hiciéramos el sábado la etapa reina estaríamos obligados a hacer una gran neutralización. Hoy han hecho 100 km por autopista, pero no puedes hacer neutralización grande y no por autopista, como hoy desde Vila-Seca", argumenta Rubén Peris, quien dice haber notado "más afluencia de público este año", aunque todavía no la que desearía.

Fuente:www.marca.com

Comentarios